Clínica de Termografía, Medicina y Rehabilitación

Cuando un músculo sufre un tirón o un desgarre, o ante un esguince u otro tipo de lesiones en los ligamentos o en los tendones, nuestro cuerpo genera una respuesta inflamatoria, la cual produce calor. La termografía permite analizar los patrones térmicos que se producen tanto por la lesión en sí misma como por los mecanismos de compensación de nuestro cuerpo ante esas lesiones.
Por otra parte, las diversas lesiones neurológicas que pueden comprimir un nervio (por ejemplo, por una hernia de disco) pueden alterar la micro-circulación sanguínea, lo que genera cambios en la temperatura de la piel detectables con la termografía. 
Ventajas de la termografía
Aunque muchas veces el paciente tiene claro qué parte de su cuerpo le duele, no siempre el origen de ese dolor se encuentra en ese sitio. Esto se debe a dos fenómenos:
1. Nuestro cuerpo hace que se utilicen de más ciertos músculos para compensar la función de los que están lesionados.
2. La fisiología de nuestro cuerpo puede general "dolor referido": por ejemplo, una lesión en el cuello que afecte las raíces nerviosas puede producir dolor y alteraciones en la sensibilidad de las manos.
El dolor se puede tratar durante años, pero si no se sabe cuál es su causa, el dolor volverá. El hacer un estudio que permite identificar la causa, ayuda a resolver el problema.

Termografía Neuro-musculoesquelética