Clínica de Termografía, Medicina y Rehabilitación

Cómo Funcionan?

La termografía es un procedimiento que utiliza cámaras electrónicas de imagen térmica para visualizar y obtener una imagen de la radiación infrarroja (calor) que viene de la superficie de la piel. El procedimiento termográfico se realiza como una ayuda en la evaluación de patrones anormales de temperatura en ciertas partes del cuerpo, lo cual podría indicar la presencia de una enfermedad.

La cámara térmica capta la temperatura de la piel sin emitir ningún tipo de radiación, por lo que no genera ningún tipo de daño, similar a lo que ocurre con una fotografía normal.

Las primeras y rudimentarias cámaras térmicas para uso médico comenzaron a utilizarse en Londres en 1959. Desde entonces, no han dejado de evolucionar. La cámara con la que contamos nosotros es de las más avanzadas en su tipo, cuenta con un sensor no refrigerado (lo que la hace compacta), está avalada por la FDA y tiene una sensibilidad casi tres veces mayor a la mínima establecida por la FDA para termografía médica.

El procedimiento termográfico no es una prueba diagnóstica única: es una herramienta  adyuvante que, aunque confiable, debe ser usada por el médico tratante junto con otras pruebas y análisis diagnósticos para llegar a un diagnóstico provisional o confirmatorio. Ningún procedimiento quirúrgico debe basarse únicamente en una termografía. ​